27/6/09

Solemne


Cobarde,
quien se va y vuelve tarde,
quien mutila la verdad
hasta ahogarla en su vientre.

Hipócrita,
quien de una mentira
hace una más grande,
hasta que late penitente.

Serpiente,
que se enrosca en mis recuerdos,
hedor, funestos,
con su látigo inminente.

Escombros,
convertidos en carroña,
se descompone la vida,
la que reposa en mis hombros.

Sombras,
que me persiguen cada noche,
espectros que me usan como broche.

Dolor,
que resbala por mi brazo,
se aflojan los tendones,
me arrastro.

Luz,
que aparece en horas muertas,
que se desvanece, se vuelven funestas.

Miedo,
que me empuja al abismo,
que me sujeta y aprisiona,
lo mismo.

Vacio,
que se alarga como las estaciones,
cumplidos, mentiras, canciones.

2 comentarios:

Angus dijo...

He llegado por casualidad hasta tu blog y con tu permiso me gustaría quedarme, es bestial.... lo que escribes tiene una fuerza increible.

Ery dijo...

Bienvenido ^^