15/12/10

Cuando tus ojos se vacíen

¿Y cuando ya no quede nadie a quien amar?

Entonces volveré al inframundo y picaré la rocas para ver como sangran. Y cuando torturen mi alma imaginaré que mi espiritu vaga por aquí buscando a mi otra mitad. Cuando las cenizas de mis restos vuelen por la atmósfera cada persona, animal y cosa tendrán una parte de mí.

¿Mereces una pequeña particula de mi ser?

Cuando una mota roce tu frente te sentirás bien por que mi cuerpo descansa en paz en algún universo paralelo, en otro arde en el infierno y en otro, inexplicablemente, juega a las damas con Dios.

Cuando ya no tenga nada que decir volveré al laberinto del que nunca debí salir. Donde siempre están los mismos recuerdos torturándome. Las mismas lágrimas, las mismas heridas, las mismas ganas de huir. Corre, no vas a llegar a ninguna parte. Y corro y corro hasta quedarme sin aliento. Pies, os quiero para volar. Y cuando vuelo no sé frenar, no sé aterrizar, así que me estrello contra la ilusión y la miro a los ojos. Los míos lloran, los suyos están vacíos.

Cuando tus ojos se vacien no verás nada en los mios. No me verás ni me escucharás, no me sentirás. No seré nada para tí porque en tus ojos ya no hay nada. Y cuanto mas vacíos están, mas lejos nos encontramos el uno del otro. Y si tú te alejas sin mirar atrás yo debo hacer lo mismo. No me giraré para ver como te apartas de mí, para ver como todo se destruye. Me vestiré de ego, me pintaré los labios con ira, beberé llanto y cuando esté saciada de odio te lanzaré la copa.

No quieres beber. Yo tampoco. Cuando dejé de ser tu princesa y me suicidé con tu espada me convertí en un ánima que solo quiere volver al sitio donde la encontraste, para empezar de nuevo.

No hay comentarios: